Nueva York — Con una multa de 60 dólares le pagó la ciudad su trabajo como voluntaria para la Cruz Roja a una estudiante de 16 años de Fiorello H. LaGuardia, en Manhattan. La multa la recibió al tomar el tren con su tarjeta de la MTA de estudiante durante los días de vacaciones de abril pasado.

Lissette Valdez, quien ahora tiene 17 años y cuyos padres son dominicanos, se dirigía a la escuela de música y arte Fiorello H. Laguardia, de Manhattan, el pasado 2 de abril, cuando luego de usar su tarjeta de estudiante de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), en la estación Pelham Parkway de El Bronx, cerca de las 10 a.m., un policía encubierto la detuvo.

La estudiante dijo que el policía le enseñó su placa, le pidió su identificación y tras revisar su historial criminal vio que estaba limpio.

Sin embargo, recuerda la joven “me dijo que yo no podía usar mi tarjeta de MTA de estudiante durante los días de vacaciones”.

Según Valdez, cuando le explicó al policía que había usado la tarjeta porque se dirigía a la escuela a trabajar como voluntaria, el oficial le impuso la multa y le dijo que consiguiera una carta de su centro escolar y la mandara junto con la multa al Transit Adjudication Bureau, asegurándole que con ello no tendría que pagar la multa.

“Yo envié el ticket con la carta y el Transit Adjudication Bureau me pidió que le enviara una carta mía explicándole el caso. La mandé, pero de todos modos me dijeron que tenía que pagar la multa, porque no debí usar la tarjeta durante días de vacaciones”, dijo.

Valdez agregó que lo que más le molesta “es que me dañen mi récord por hacer algo positivo”.

“No es justo. No estaba haciendo nada malo, sólo iba a trabajar como voluntaria a mi escuela”, dijo la estudiante, quien cursa el último año de bachillerato y quiere estudiar medicina o negocios.

La carta de la escuela, firmada por el profesor John Hamilton y fechada 16 de abril de 2007, explica que la estudiante Lissette Valdez viajaba en tren a la escuela en dicha fecha, para trabajar como voluntaria para la Cruz Roja, a fin de obtener crédito por servicios, necesario para graduarse.

La agencia Transit Adjudication Bureau dijo ayer que la estudiante sólo podía usar la tarjeta si su asistencia a la escuela era obligatoria. Señaló además que Valdez, según las regulaciones, tiene que pagar la multa antes de apelar, pero en caso de ganar la apelación, le reembolsarán el dinero.

La madre de la estudiante, Lourdes Luciano-Valdez, dijo que apelará.

jose.acosta@eldiariony.com